La Taberna de Rodorio

Ir abajo

La Taberna de Rodorio

Mensaje por Lancaster el Lun Ago 11, 2014 9:35 pm

El pueblo de Rodorio era un lugar definitivamente singular. Al momento en que se entraba en el uno podía notar como parecía estar bajo un hechizo que le impedía seguir adelante con los avances del tiempo. Oh claro se podían ver los cambios de la era, como por ejemplo el que la gente usase zapatos o botas en ves de sandalias, y de vez en cuando a algún joven con una de aquellas armas de fusil de chispa, mas sin embargo la ciudad en si se mantenía como siempre. Un ejemplo muy claro de esto era la taberna del pueblo, remodelada levemente a través de los siglos, mas siempre en la misma esquina y siempre con el mismo espacio adentro que tenía hace varios siglos, no que va, milenios atrás. El Tabernero era hijo de Tabernero que a su vez había sido hijo de tabernero y así atrás por generaciones y era algo que probablemente continuaría hasta que el sol explotara.

Sin embargo uno no debería tomar la reflexión sobre el poco cambio del lugar como un insulto. Después de todo aquella taberna había sido siempre el lugar de relajación de un sin número de Santos de Athena, donde sin importar el rango, Santos de Oro a simples guardias del Santuario todos venían a ahogar sus penas, celebrar sus logros, convivir entre compañeros o estar en solitud acompañados del dulce y muy constante amigo que era el alcohol. Inclusive el buen Tabernero juraba y perjuraba que aquel lugar era frecuentado por uno de los Patriarcas en la era de los héroes. Quien sabia si realmente era verdad, pero no era imposible.

Habría que hacer la distinción de que, a pesar de ser frecuentado por varios Santos del santuario esto no significaba que eran los únicos clientes. La gente del pueblo comúnmente eran quienes formaban la mayoría de los inquilinos sobre todo en las tardes antes del anochecer.

Es por esta razón que al momento en que las puertas fueron abiertas y aquel hombre de baja estatura entraba a la taberna todos los ojos se pusieron en él, lanzando a su ser miradas llenas de curiosidad, morbo, sorpresa y varios burla.

– Esperaban a alguien mas alto no es asi? Lamento tanto el decepcionarlos. Buen tabernero! Requiero un tarro grande de su más potente recolección de miados que osa pasar como vino en este lugar. No quiero acordarme de esta pútrida tarde, ni de la noche por si necesito aclarar. –

El rubio hizo su camino a la barra de la taberna tomando el asiento directamente en frente del tabernero, y sonriéndole de forma sencilla. Era hora del alcohol y mas le valia a su nueva jefa no interrumpirle en tan importante momento de su dia.

avatar
Lancaster

Mensajes : 26
Fecha de inscripción : 10/08/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La Taberna de Rodorio

Mensaje por Athena el Miér Ago 13, 2014 2:13 pm

El tiempo, a pesar de ir adelante y en muy contadas ocasiones, hacia atrás o en rutas inesperadas, parecía no afectar a ciertos sectores del mundo. En aquel caso particular, la memoria de la chica pasó en su cabeza las imágenes imperturbables de la villa Rodorio, aquel emplazamiento donde la gente parecía vivir feliz y en paz a pesar de los constantes ataques durante la guerra. Más al punto hacía muy poco que el último conflicto se había dado con la invasión de los espectros del Inframundo al comando del emperador de la oscuridad, Hades - solo treinta años atrás y ya estaban de nuevo en su punto álgido; de cierta forma, era tan loable como triste.

Sin embargo, esa no era su razón para estar allí. Tras el combate pasado y un incidente que la hizo dar involuntariamente pasos hacia atrás, ya estaba de vuelta y con ello, su nuevo objetivo de solucionar las cosas al tener una posible batalla por sobre sus cabezas empezaba a moverse. Y parte de aquel movimiento era claramente, conocer a la nueva generación que había tomado las riendas desde su retiro.

-Permiso.- Dijo la castaña, abriendo la puerta con naturalidad. Al entrar no notó real diferencia, como si el tiempo permaneciera congelado allí dentro - fuera de unos cuantos anacronismos inesperados como lo eran las vestimentas y unas cuantas armas de fuego apostadas a los lados de los asientos ocupados por hombres trabajadores y unos pocos mercaderes que fungían como visitantes y proveedores. -Buenas tardes.- Saludó ella a nadie en particular, avanzando hasta una mesa solitaria en una de las esquinas del establecimiento, sentándose sin apartar su capa de viaje marrón y sin por eso dejar de analizar todo lo que su percepción era capaz de registrar.

El tabernero, como casi siempre, era rubio y enorme. Los habitantes de la villa se mantenían con rostro agotado tras un día de trabajo. Los extranjeros iban y venían tanto física como mentalmente. Y finalmente...

...lo había encontrado, alguien con el brillo dorado de la Elíptica y una constelación refulgiendo en su espalda. Ahora la pregunta era: ¿cómo abordarlo?
avatar
Athena

Mensajes : 22
Fecha de inscripción : 11/08/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La Taberna de Rodorio

Mensaje por Lancaster el Miér Ago 13, 2014 4:57 pm

El hombre de baja estatura golpeo con fuerza su tarro contra la barra de la taberna, llevando su mano a su barbilla, limpiando el exceso del vino con la manga de su camisa. Acto seguido observo su mano por unos segundos, inspeccionándole como si se tratase de la cosa mas interesante que hubiese visto en toda su vida, para entonces bajarla, endureciendo su semblante y suspirando.

– Maldicion, sigo sobrio. Esto no puede ser bueno, Tabernero le pedi lo mas fuerte, esta seguro que me dio lo correcto? -

– Te di el alcohol mas fuerte que tenemos duende, ahora no molestes que estoy ocupado –

– Pues tu Alcohol “Mas fuerte” No es mas que una pobre escusa de vino, no me sorprenderia que fuse simple agua pintada. Pero bueno si tu dices que es lo mas fuerte que tienes que puedo hacer? No es como si pudiese correr al siguiente maldito pueblo y buscar algo mejor o si? Maldito Tabernero carero y estafador, dame otro tarro de vino, y no pares hasta que no sea capaz de recordar tu nombre.  –

– Si quiera te sabes mi nombre?–

– No tengo ni la mas remota idea. Mira, puede que si sirva este licor tuyo. Vamos hombre, sírveme de nuevo, si me pones de buen ánimo puede que le compre una ronda a los presentes. –

Con eso volteo hacia los presentes, haciendo un escaneo rápido del lugar. Algunos de aquellos realmente parecían estar realmente molestos con su presencia, tanto que sus miradas daban a entender que estaban a punto de intentar sacarlo del lugar. El rubio inclino su cabeza hacia estos, levantando su tarro y mirándoles con una suave y cordial sonrisa mientras continuaba su evaluación de los presentes. Quizas podría cambiar la opinión de aquellos con algo de vino gratis. Quizas eso solo les enfurecería mas. Ya se enteraría de ello después.

Sus ojos se posaron detenidamente sobre una figura femenina que permanecia apartada en una de las mesas del establecimiento. Le había visto entrar hace momentos antes mas como siempre no había puesto mucha importancia fuera de investigar si seria potencialmente peligrosa. Solo había tenido que aprender a hacer eso una vez. Tras decidir que no era asi le había ignorado, hasta ese momento en particular. No podía dejar de notar que algo se sentía particularmente inquietante de aquella joven mas no estaba seguro de que era. Su Aura tal vez? Capaz seria alguna de las amazonas o saintias del  Santuario?

Quien sabia, pero no era muy cordial el mirar fijamente a alguien sobre todo a una dama por lo cual volteo su mirada y regreso a su tarro el cual se encontraba nuevamente lleno.

– Ah! Eres todo un Caballero mi buen señor, brindo a tu salud por tu incredible bondad y buen servicio –

avatar
Lancaster

Mensajes : 26
Fecha de inscripción : 10/08/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La Taberna de Rodorio

Mensaje por Athena el Miér Ago 13, 2014 5:22 pm

No había equivocación alguna, mucho menos para ella; ese hombre, a pesar de tener una manera dudosa de actuar, era uno de los doce Caballeros Dorados y por tanto era aquel que estaba buscando para comenzar con su misión. Y en medio de su diatriba mental, otra pregunta alterna a la primera surgió y esa era muy simple: ¿estaría dispuesto a ayudarla siquiera? Por presunto honor y por deber como Santo, debía de... pero como sabía muy bien la diosa de la sabiduría, cada humano era un mundo distinto. Algunos aceptarían, otros la seguirían y otros solo cumplirían con sus trabajos de guarda en la montaña e incluso, había otros que actuaban por intereses personales, por contradictorio que sonara. Al final, lo que contaba no era el poder o el legado, sino algo más importante y eso era el corazón dentro de cada uno de los Santos - la capacidad para hacer el bien, aun andando por un camino cargado de pena, sufrimiento y un océano aplastante de mal karma.

No se lo negaba. En esos momentos estaba dudando.

-Disculpe señor.- Dijo ella acercándose finalmente, manteniendo sus orbes de color azul celeste en el pequeño hombre que parecía fijado en beberse hasta la última gota de alcohol disponible en la taberna. -¿Podría hacerle una pregunta? Le aseguro que no lo molestaré, al menos no por demasiado tiempo. ¿Es usted un Santo?- Inquirió con tranquilidad, como si no hubiera preguntado nada más que la hora o el clima del exterior.
avatar
Athena

Mensajes : 22
Fecha de inscripción : 11/08/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La Taberna de Rodorio

Mensaje por Lancaster el Miér Ago 13, 2014 5:44 pm

El Rubio se mantuvo alerta por parte de la joven quien le había parecido peculiar. Si, era de muy mala educación mantener la mirada fija en una dama, más sin embargo seria extremadamente estúpido el ignorar a una persona que había activado su sexto sentido de aquella forma. Era como invitar a la muerte a cenar mientras uno bailaba borracho en su comedor.

Fue por ende, cuando noto como la joven se levantaba suspiro para si mismo pues sabia pronto su hora de tranquilidad terminaría, fuese esta aliada o enemiga. Asi pues pensando velozmente decidio que al diablo con el mundo y sus criaturas, y comenzó a engullir su bebida.

Al momento en que la joven llegaba a su lado y comenzaba su cuestionar el hombre de baja estatura no tuvo mas respuesta mas que el levantar su mano cerrada, con solo su dedo índice fuera en señal de detenimiento y dándole a entender a la joven que esperara un momento pues pronto terminaría aquello que se encontraba haciendo. Finalmente, acabando su vino dejo caer nuevamente con fuerza su tarro, llevando una de sus manos a su boca en un intento de ocultar el eructo que llevaba tiempo formándose y que finalmente decidía era hora de ser libre. Tras ello volvió a limpiar su barbilla para finalmente fijar su atención en aquella a su lado.

– Pero si no seras toda una joven perspicaz, asi es dulce dama, tiene frente a usted a nada mas y nada menos que a uno de los doce elite de athena, guardianes de las doce casas, generales frente a los 88 caballeros yada yada yada, supongo ya conoce todo lo demás. No busco aburrirle con mucha palabrería por lo cual simplemente dire que si, soy un caballero dorado. Mi nombre es Richard Lancaster, y si no lo considera muy descarado de mi parte quien es usted? Alguna de las amazonas o de las novicias? Tambien y no es por ser grosero Alguna razón por la que me estaba buscando? –


avatar
Lancaster

Mensajes : 26
Fecha de inscripción : 10/08/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La Taberna de Rodorio

Mensaje por Athena el Miér Ago 13, 2014 5:57 pm

Para ser un Caballero Dorado, aquel hombre era sumamente peculiar - al menos para alguien casual que no conociera mucho de la historia del Santuario. A su ojos por otra parte, era como ver un reflejo del pasado. De la Tierra a la luna, del cielo al infierno, había visto incontables espectros de personalidad en los guardianes de la paz y la justicia, y estaba segura que aquel hombre se parecía a varios de los anteriores. Sin embargo, eso no cambiaba el hecho de que por si mismo era alguien distinto a los demás. Esa era la ironía del ciclo de la historia, todo iba entrelazado, tan parecido y tan distinto como la más fantástica metáfora que se pudiera imaginar.

-No me aburre y claro que no lo considero descarado, es natural querer saber la identidad de aquel con quien se habla.- Contestó ella cerrando los ojos, dedicándole un asentimiento de cabeza a su interlocutor. -Soy una viajera que busca la ayuda de un Santo para una importante tarea. Si lo molesto ahora mismo es porque es el primero que veo en mucho tiempo.- Explicó fijando sus ojos en los orbes teñidos de rosa que mostraba Lancaster, sin importarle el olor a alcohol o los pequeños manerismos que indicaban una no muy entera disposición física o mental de su parte. -Creo que soy inoportuna pero necesito de su asistencia.- Agregó, oyendo un murmullo a sus espaldas.
avatar
Athena

Mensajes : 22
Fecha de inscripción : 11/08/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La Taberna de Rodorio

Mensaje por Lancaster el Miér Ago 13, 2014 6:34 pm

Habia cierto aire refinado en los movimientos de aquella joven frente a el, algo que le hacia todo un enigma para el Caballero de Leo. La gracia de sus acciones, sus manierismos eran lo que uno esperaba de la realeza, y de hecho lo había visto antes en muy escasos y tristemente muy pocos nobles que llegaban a festejar en los salones de su padre. Aquellos nobles que realmente representaban la definición de su titulo. Asi pues, he allí el enigma, si era una de las amazonas del santuario entendería que se condujera con orgullo y honor, moviéndose con ese aire que algunos podrían confundir con prepotencia mas simplemente se trataba de intentar vivir en esos principios de caballerosidad que habían leído o sido instruidos. Si fuese una novicia entendería la tranquilidad, e inclusive el miedo al estar frente a uno de los caballeros dorados, por difícil de creer que fuese que aquel hombre se contase con los doce.

Sin embargo la mujer frente a el se movio de manera distinta. Habia tranquilidad y serenidad en sus ojos y sus acciones mas no podía percivir miedo alguno, y mientras se mostraba como una persona honrada, no veía el orgullo de un guerrero en ella, sino un simple aire de nobleza. Lo mas enigmático para el era su mirada. Al principio por como se conducía y por su juventud le había categorizado como una chica ingenua, alguien de quien la gente podría aprovecharse fácilmente, mas sin embargo al mirar sus ojos noto cierto peso en ellos. Era el peso que había visto en alguno de los hombres de su padre, en las ancianas que habían perdido padres e hijos en distintas guerras.

Quien seria pues aquella figura frente a el? Alguna joven noble buscando la ayuda del santuario? Era posible. Después de todo había mencionado como el era el primer caballero dorado que había visto en mucho tiempo, dándole a entender que ya había visto a algún otro guardián de las doce casas. Era posible que el Santuario ya había decidido ayudar a su familia, y ella estaba buscando lo hiciesen de nuevo.

El sonido del vino llenando su tarro le distrajo de su tren de pensamiento. Era cierto, le había dicho al tabernero que no dejara de llenar su tarro hasta que olvidase su nombre. Por un momento mantuvo su mirada en aquel liquido rojizo, observando su reflejo en este. Parecía como si intentase ignorar a la joven a su lado, pretender que no existía. Finalmente tras pocos momentos, mas aun sin verla decidió volver dirigirle la palabra.

– Asi que no es a mi en particular a quien buscaba, un alivio comenzaba a pensar que estaba loca. –

El Rubio tomo un largo sorbo de su tarro, mirándole con resignación. Si aquella joven ya conocía sobre el santuario y necesitaba ayuda de ellos lo mejor sería que el Patriarca se encargara de lidiar con ella. De hecho, y era solo si de pura casualidad, se sentía con la responsabilidad de hacer algo siempre podría escoltarla hasta la cámara del Sumo Pontífice. Ya si este decidía que el fuera el que se encargase de esa misión no le quedaría de otra.

Bebió rápidamente del tarro. Si claro, como si realmente fuese capaz de ser asi de frio con alguien que le pedía ayuda. Además nadie había visto al Patriarca en tanto tiempo, quién sabe si si quiera la escucharía. Poniéndole de nuevo sobre la barra dejo su pago, suspirando a su pobre fortuna al tener que terminar su noche tan pronto. Sin embargo era un hombre de palabra.

Tal como prometi Tabernero, una ronda para todos los del lugar! Que tengan bonita noche. Dama si seria tan amable de acompañarme a la salida? Deberia ir por mi lanza y mi escudo para matar al dragon? Contadme en que puedo ayudar.


avatar
Lancaster

Mensajes : 26
Fecha de inscripción : 10/08/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La Taberna de Rodorio

Mensaje por Athena el Miér Ago 13, 2014 6:50 pm

Si fuera cuestión solamente de matar a un dragón con una lanza, la simpleza del asunto sería una ironía gigantesca de la vida. Sin embargo no era así y más al contrario, era algo un tanto más preocupante y delicado. Por lo menos era capaz de decir que la apelación a la mejor voluntad y naturaleza del Caballero había cosechado un buen fruto.

-Por supuesto.- Asintió ella, empezando la caminata en dirección a la salida mientras acompañaba al guerrero. -Verá, el asunto que me lleva a pedirle asistencia tiene relación con la batalla que ocurrió en el Santuaro hace ya treinta años.- Empezó a explicar, con la capa de viaje ondeando tras cada uno de los pasos que daba con gracia y mesura. -Luego del conflicto, hubo un incidente del que no todos están enterados. Este incidente tiene relación con un ser que parece estar manipulando toda la situación a su favor.- Explicó. -Desconozco sus intenciones y su identidad, pero desde hace algún tiempo he estado investigando todo lo que tenga que ver con él, reuniendo pistas y buscando indicios. Tras un viaje demasiado prolongado he parado de aquí otra vez y presumo que está en las inmediaciones, al menos por los momentos.- Comentó, deteniéndose de pronto. -Señor Lancaster ¿no ha habido algo que destacar durante su estancia en el Santuario? Cualquier cosa, como desapariciones o desastres naturales, accidentes sin explicar de gente distante pero significativa; lo que sea sería de utilidad.-
avatar
Athena

Mensajes : 22
Fecha de inscripción : 11/08/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La Taberna de Rodorio

Mensaje por Lancaster el Miér Ago 13, 2014 7:30 pm

El Rubio mantuvo su paso, sin saber realmente a donde dirigirse. Estaba esperando que en cualquier momento aquella joven decidiera tomar la delantera o hiciese un comentario sobre la dirección a donde se dirigían, mas sin embargo parecía estar mas que satisfecha al estarle siguiendo a donde quiera que el se dirigiera. No sabia si ponerse nervioso por ello o tranquilizarse debido a que no parecía tener motivos alternos. Aunque siendo honesto, el hecho de que no parecía tener motivos alternos lo ponía aun mas nervioso. Como eran las cosas.

Realmente lo último que esperaba oír era sobre una investigación del santuario por parte de aquella joven. Nuevamente la enigma de quien podría ser, ya que bien había notado como la chica había decidido omitir su nombre o su lugar de origen a la hora de decir de quien se trataba. El hecho de que condujese una investigación del Santuario le ponía de nuevo entre amazona o novicia, y debido a su edad y aquello que investigaba lo mas seguro era que se tratase de una novicia bajo ordenes de su maestro o maestra. Tambien cabia la vaga posibilidad de que tuviese un pariente en aquella batalla. Hermano? No muy joven, tal vez su padre o madre o en raro caso algún tio, y estaba investigando esa muerte.

Era posible, y también cabía la posibilidad de que tuviese las evidencias para creer que el responsable se encontraba en el santuario.

– Honestamente no mucho de lo cual yo me haya enterado, fuera de los continuos robos a los aposentos de las Amazonas, mas todos creemos que el patriarca es el culpable de eso. –

Sonrio levemente al decir tales boberías, un intento de bajar el peso que se estaba desarrollando en la conversación.

- Sin embargo creo que es una acusación algo absurda, puesto que el patriarca rara vez sale de sus aposentos. Lamento no ser de mucha ayuda, por el momento creo que soy el único caballero dorado en el Santuario. Salvo al caballero de Escorpio, quien si no me equivoco nunca sale de dia. Lo he visto, regresando al santuario y deambulando por allí. Mas el resto no he tenido la mala fortuna de conocerles aun a pesar de llevar ya tres años en este lugar. El patriarca parece querer jugar sus cartas contra su pecho, y si algo se me hace raro es la forma en que parece mantener al santuario vacio la mayoría del tiempo. Tan pronto que los caballeros llegan de su misión no pasan mas de tres días antes de que de nuevo deban de partir a otro lugar. -

Tambien estaba la muerte de su hermano hace esa misma cantidad de años, pero no era algo que estaba dispuesto a compartir con una extraña. Al menos no estando tan sobrio como en esos momentos.


avatar
Lancaster

Mensajes : 26
Fecha de inscripción : 10/08/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La Taberna de Rodorio

Mensaje por Athena el Miér Ago 13, 2014 7:42 pm

Deteniéndose una vez escuchó las respuestas de su interlocutor, sopesó las posibilidades al detalle. Si bien era cierto que el último Sumo Sacerdote era bastante reservado, al menos comparándosele con los demás ocupantes de su puesto, el que estuviera tan dispuesto a mantener el recinto tan desprovisto de protección era particularmente preocupante.

Si no estaba mal en sus estimaciones, era normal que los caballeros dorados salieran en los encargos más peligrosos, así como los más inciertos. Por otro lado los portadores de la plata y el bronce eran los protectores de los terrenos bajos, siendo la primera línea de defensa; al final y tomando en cuenta los eventos de la guerra pasada, la estratagema de curso natural sería esperar al entrenamiento de más Santos, así como la reparación de armaduras cuarteadas en combate, no solo lanzarlos a encargos para disminuir la fuerza militar...

-Entiendo señor Lancaster.- Asintió ella, pensativa. -Eso quiere decir que los únicos caballeros dorados en el Santuario son el guardían de Escorpio, el Patriarca y usted. De ser así, la única opción para conocer más al respecto sería hablar con ambos ¿no lo cree?- Inquirió, tomando una determinación firme. -Creo que eso será lo primero que hacer, entonces.- Dijo, girando medio cuerpo para encarar la lejana montaña sobre la cual estaba apostada la estatua de la diosa, imposible de ver por los nubarrones que a su vez bloqueaban la vista del lejano cielo. -Vayamos a hablar con el Sumo Sacerdote, el debe saber más que nosotros de esto.-
avatar
Athena

Mensajes : 22
Fecha de inscripción : 11/08/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La Taberna de Rodorio

Mensaje por Lancaster el Miér Ago 13, 2014 8:14 pm

El Caballero de Leo se detuvo por unos momentos al ver aquel cambio en aquella joven,  siendo la primera vez que le veía con esa determinación. Momentos después no pudo contenerse de reír, viendo lo gracioso de todo aquello puesto que al final terminaría haciendo justamente lo que había decidido no estaría bien. Llevo su mano a su frente, en un intento de calmarse debido a todo aquello, mas aprovechando para ver si su espia estaba colocado.

Tal parecía que si, el patriarca seguía en sus aposentos. En lo que respectaba al caballero de Escorpio sin embargo…

No, aun no quedaban gatos a quienes odiase lo suficiente como para seguir pintando las paredes de aquel templo. Una lástima realmente, pero suponía que si era el momento de verle frente a frente, no podía evitar algo asi. Bueno, suponía que al final debía de saber de el no? No podría ser un sujeto tan despreciable.

– Pues bien supongo no queda de otra, deberemos de ir hacia el santuario–

Asi pues con tranquilidad comenzó su camino hacia el recinto de los santos. Con buena fortuna no tardarían mucho en pasar las doce casas, sobre todo viendo que en aquellos momentos no debería de haber realmente nadie mas.

avatar
Lancaster

Mensajes : 26
Fecha de inscripción : 10/08/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La Taberna de Rodorio

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.