[Salón del Sumo Sacerdote]

Ir abajo

[Salón del Sumo Sacerdote]

Mensaje por Athena el Vie Ago 15, 2014 5:10 pm

Con el último tramo de camino hecho, el trío formado por la muchacha de la capa de viaje marrón, Lancaster de Leo y finalmente por un gato salvaje arribó al umbral de entrada de la custodia del Patriarca, lider de los ochenta y ocho caballeros. Dando el primer paso adelante, la castaña entró al enorme pasillo que conducía a una incipiente oscuridad que sin embargo, era más atenuada que lo visto en el Templo del Escorpión.

-Señor Lancaster, si no le molesta la pregunta me gustaría saber algo: ¿cómo fue que terminó en el Santuario?- Inquirió ella permaneciendo a un lado de su interlocutor, expresando genuina curiosidad al respecto - ya que a pesar de un incipiente sentido del sarcasmo sumado a una forma rápida de hablar, sin contar además la manera laboriosa y trabajada de dirigirse a los demás, podía sentir nobleza venir de él. -Aunque claro, si es algo de lo que no quiere hablar puede ignorarme.- Agregó, deteniéndose al llegar al portón doble que los separaba de la cámara principal. -Tras esta puerta se encuentra el Sumo Sacerdote. Señor Lancaster, gracias por acompañarme hasta aquí.-
avatar
Athena

Mensajes : 22
Fecha de inscripción : 11/08/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Salón del Sumo Sacerdote]

Mensaje por Lancaster el Vie Ago 15, 2014 5:38 pm

El rubio sonrio levemente ante tal pregunta por parte de la joven, mas sin embargo formulaba en su interior la manera de redirigir aquello, no estando dispuesto a revelar tales cosas con alguien que acababa de conocer, sobre todo con alguien que parecía tan gentil. Llámenlo cínico, mas sin embargo estaba dado a mantener un nivel de desconfianza con alguien que se presentaba de una manera tan sencilla y generosa. La vida le había mostrado que eran ellos quienes lograban destruirte el trasero de la forma mas horrenda. Ademas, la joven parecía buscar también mantener su anonimato, por lo cual era menos dado a querer revelar aun mas de el.

- Recibi una carta del Santuario a los 25 años, supongo que mi lechuza se perdió continuamente cuando estaba dándole vuelta al continente. Y no hay porque agradecerme, fue todo un placer el acompañarle hasta este lugar, más sin embargo espero que esto no signifique que piensa correrme de su lado. Ya he llegado hasta aquí y pienso ver esto hasta el final, sea lo que sea. -

Sobre todo porque mientras que no estaba seguro sobre el Santo de Escorpio, estaba seguro que el Sumo Sacerdote se encontraba dentro de sus aposentos. Al menos su espia usual del Santo Pontífice le indicaba que el hombre no había dejado su recinto. No sabia que cosa podría transcurrir, capaz terminaba ayudando al Patriarca a acabar con la vida de aquella gentil joven. Capaz se trataba de una conspiración por parte del Lider del Santuario y tendría que derrocarlo, no sabia bien que estaba pasando pero estaba intrigado, y por ende no pensaba simplemente alejarse de lo que pudiera suceder a continuación.


avatar
Lancaster

Mensajes : 26
Fecha de inscripción : 10/08/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Salón del Sumo Sacerdote]

Mensaje por Athena el Vie Ago 15, 2014 5:54 pm

-Es adecuado, supongo. Se dice que las lechuzas son los mensajeros de Athena.- Respondió ella todavía con una sonrisa, abriendo las puertas dobles.

Lo que los recibió fue el ya conocido salón principal del Patriarca. De vasta alfombra roja, columnas a los lados y enormes cortinas cubriendo cada una de las paredes del fondo, incluso la que ocultaba el camino en dirección al templo de la diosa, por detrás del trono del líder de los santos. Y hablando precisamente de aquella figura insignia del sitio, por sobre este se hallaba un hombre de toga negra con acabados en dorado, manos cubiertas con una protección de armadura escamada y coronado con un casco que a su vez servía como sitio para un águila dorada. El Sumo Sacerdote, como se le llamaba, estaba presente en el recinto.

-Después de catorce años, he vuelto Clavius.- Dijo la muchacha, andando por el centro de la alfombra en dirección a la figura que se mantenía silente frente a ellos, sin demostrar más presencia que el resto de la decoración exquisita que lo rodeaba. -Lamento interrumpirte, pero he llegado hasta aquí tras terminar mi viaje. Lancaster de Leo fue mi escolta en el Santuario...- Explicó lentamente, deteniéndose a unos tres metros de donde permanecía aquel hombre. Desde allí un ínfimo destello llevó su atención directamente hacia el pecho.

-...¿Clavius?- Allí mismo se dio cuenta de la razón por la que el líder del Santuario no respondía: una daga estaba clavada en su pecho, justo al nivel del corazón. Y no solo eso, sino que por el color de la alfombra otro detalle no se hizo claro sino hasta que estuvieron tan próximos a él - había sangre, demasiada; dispersa en un solo charco que debió de extenderse tras las cuchillada, la diferencia entre la tela y la vitae no era demasiada, puesto que la última estaba completamente seca. Eso solo sugería una cosa. -Señor Lancaster... ¿cuándo fue la última vez que el Patriarca dio una orden?- Preguntó ella con total seriedad, indicando la gravedad de la situación. -¿Alguien más que un Santo entró o...?- Estimó para sus adentro, sopesando las posibilidades que ofrecía aquel macabro descubrimiento. -¿Seguro qué solo se encuentran usted y Escorpio?-
avatar
Athena

Mensajes : 22
Fecha de inscripción : 11/08/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Salón del Sumo Sacerdote]

Mensaje por Lancaster el Vie Ago 15, 2014 6:47 pm

El hombre de baja estatura observo con atención los movimientos y palabras de la joven que le acompañaba, puesto que eso le ayudaría a poder evaluar mejor la situación. El Patriarca estaba muerto. Simple y sencillamente no había forma de darle vuelta al asunto. Su vista se fue inmediatamente a las pocas ventanas que aquel lugar contenia, donde su mirada se encontró con la de un gato negro quien no tardo en hacerle saber su disgusto al sisear en su contra y supo entonces porque no lo había notado antes: El angulo en que el gato podía ver al interior de la cámara del patriarca le hacia imposible el poder ver aquella daga clavada profundamente en su pecho, dando la impresión de que el anciano simplemente se encontraba reposando contra su trono.

- Esto es realmente un giro inesperado de eventos, no crei que algo asi fuese posible y sin embargo no hay forma de negarlo, el Sumo pontífice ha sido asesinado. Lamento mucho no ser de ayuda en esto dama, mas debo admitir que personalmente no he recibido orden alguna del patriarca en un buen tiempo, y hasta esta mañana todos los demás santos dorados se encontraban fuera en distintas misiones, salvo el caballero de Escorpio y mi persona. –

Hablo rápido mientras caminaba hacia la escena del crimen, inclinándose para examinar aquella alfombra. Estaba enteramente seca lo cual significaba que aquello definitivamente no había pasado en aquel día. Sin embargo el olor del Patriarca no era nada insoportable, de hecho no parecía mostrar derramamiento de líquidos fuera de aquella sangre en otras partes de su cuerpo. Claro aún no lo levantaba y no estaba seguro de querer hacerlo, necesitaría algo de valor para ver si el Patriarca había excretado por última vez en aquel lugar o en otro.

Buscando no ofender a la joven mas no siendo capaz de detenerse en la investigación el santo de Leo se subió sobre las piernas del difunto, removiendo aquella mascara y casco que este llevaban. La cara del anciano se encontraba muy tranquila y no mostraba señales de descomposición. De hecho estaba seguro que si removía la daga y cambiaba sus ropajes, la gente pensaría que simplemente estaba dormitando. Capaz que se encontraba algo enfermo. Combinado con el olor, aquello ponía la fecha de muerte en no más de una semana, debido a la falta de animales carroñeros que pudieran tener acceso al recinto sagrado.

Una vez teniendo un tiempo posible de muerte ahora quedaba la pregunta de quién sería capaz de acabar con el Sumo Sacerdote de aquella manera. Existían dos posibilidades, una: el Patriarca había muerto en un lugar distinto matándole al lograr enterrar aquella daga dorada y por alguna razón había decidido regresarle al asiento. Cuál sería el motivo para aquello? Acaso como un mensaje de que habían logrado burlarnos y llegar hasta el Sumo Pontífice? Dos: El patriarca había muerto justo en donde estaba sentado, en la misma posición donde se le había encontrado. Aquello era realmente más aterrador. Se necesitaría alguien con extrema velocidad para lograr matar al Patriarca por enfrente sin alertarle a intentar contrarrestar, o ser alguien en quien el Patriarca confiase lo suficiente como para dejarle acercarse tanto asi, jamas esperando que aquel sujeto escondia la daga a sus espaldas. La primera significaba un enemigo superior de los cuales no se habían enfrentado y la otra…La otra hablaba de un posible traidor en el Santuario.

– Lamento que haya  tenido que ver esto señorita, por sus palabras conocía al Sumo Pontifice personalmente, y si se me permite indagar por su tono se trataba de alguien que tenia en estima…lo cual encuentro como gran coincidencia que se muestre justo después de su asesinato. –

El hombre volteo con tranquilidad hacia la joven, clavando su mirada en la de esta, intentando leerle al momento de ser acusada de algo asi. Era una posibilidad muy lejana, sin embargo si era una gran coincidencia, algo que había aprendido hace mucho tiempo era una verdadera rareza en la vida. Era una bandera roja sin lugar a dudas, y por el tono de voz y el hecho que conocía el nombre del Patriarca lo mas probable era que tuviese esa conexión que le permitiría acercarse de esa manera al anciano.

– Decidi respetar la forma criptica en que hablaba, pues se que todos tenemos secretos, mas sin embargo la situación a cambiado en gran manera y en este momento no puedo permitirme duda alguna por lo que me disculpara si soy algo directo. Quien es usted y cual es la verdadera razón por la cual ha venido al Santuario? Es hora de que me de respuestas. –

avatar
Lancaster

Mensajes : 26
Fecha de inscripción : 10/08/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Salón del Sumo Sacerdote]

Mensaje por Athena el Vie Ago 15, 2014 7:05 pm

-No es la primera vez que veo a alguien en ese estado; lamento decir que reconozco que no será la última.- Dijo ella. Cerrando los ojos momentáneamente, dio un pequeño rezo por el Sumo Sacerdote, procediendo a fijar nuevamente su rostro en el del Santo de Leo mientras escuchaba lo que tenía que decir. -Sí, tiene razón señor Lancaster. El motivo para no decirle mi identidad al inicio no fue para no involucrarlo demasiado en la situación que ahora tenemos entre manos; si he de decir la entera y pura verdad, no me extraña demasiado que hayamos encontrado al Patriarca de esta forma.- Explicó, manteniendo su estancia firme y su aura noble en alto.

-Le diré todo lo que se.- Dijo finalmente, tras pasar unos segundos en silencio. -Presumo que está al tanto de la guerra ocurrida hace treinta años ¿verdad? Yo estuve durante esa época, y el Patriarca apenas fue promovido a su posición en ese entonces.- Empezó. -Tras la batalla con el dios del Inframundo Hades, hubieron varios incidentes que se sucedieron en los alrededores y dentro de los terrenos del Santuario. Mi misión original fue buscar pistas de que ocurrió, designando a Clavius para reconstruir las fuerzas del ejército por si se daba otra confrontación.- Con voz calmada y expositiva, un poco de brisa se coló por el portón doble aún abierto, ondeando la capa de viaje que todavía vestía. -Hasta ahora fue que pude regresar de aquel encargo, aunque se presentaron unos cuantos obstáculos en el camino.-

Allí volvió a cerrar los ojos, entornando sus orbes azules como cielo en Lancaster apenas los abrió de nuevo.

-En cuanto a mi identidad, puede llamarme Athena.-
avatar
Athena

Mensajes : 22
Fecha de inscripción : 11/08/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Salón del Sumo Sacerdote]

Mensaje por Lancaster el Vie Ago 15, 2014 7:25 pm

El hombre de baja estatura mantuvo su mirada fija en el rostro de la joven, buscando señal alguna de que estuviese mintiendo. No encontró una sola, y no sabia si eso lo calmaba o simplemente lo ponía mas nervioso. Finalmente decidio resumir su impresión de aquello con palabras.

- Huh. Debo admitir entre todas las posibilidad que estuvieron en mi mente en ningún momento pensé en esa. –

Claro siempre existía la posibilidad de que aquella mujer simplemente fuese una excelente mentirosa, más sin embargo al revivir los eventos de aquel dia las cosas apuntaban a que estaba diciendo la verdad. Desde aquella sensación que había sentido al verle entrar a la Taberna y como había sido capaz de saber que era un caballero de Oro a pesar de que no llevaba puesta su armadura, hasta el hecho de que había atravesado las doce casas con una tranquilidad que no esperaría de nadie, inclusive de un caballero dorado y finalmente la forma en que se había al Patriarca, pues aquel tono con el que le hablaba era el de un amigo de ataño, algo que esperaría de alguno de aquellos maestros que habían retirado su armadura y se habían alejado en difíciles de alcanzar rincones de la tierra.

Aquello ultimo le hacia darse cuenta de algo sobre el asunto en el que se encontraba, y la forma en que había tomado todo aquello. Estando aun frente a aquella que clamaba ser Athena inclino su rostro.

[b] – Mis disculpas dama, realmente lamento su perdida. Si estuvo dispuesta a dejarle a cargo estoy seguro que para usted era alguien en quien confiaba y probablemente un amigo cercano, creo que es una lástima que esta sea la forma en que le encuentra. –





Última edición por Lancaster el Vie Ago 15, 2014 8:03 pm, editado 1 vez
avatar
Lancaster

Mensajes : 26
Fecha de inscripción : 10/08/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Salón del Sumo Sacerdote]

Mensaje por Athena el Vie Ago 15, 2014 8:01 pm

-No, soy yo quien le debe una disculpa señor Lancaster.- Dijo ella, negando momentáneamente con la cabeza. -Debí decirle mi nombre desde el principio.- Comentó, acercándose a donde estaba el cadáver de Clavius. -Y lamento decir esto, pero ese es uno de los riesgos de ser un Santo. Para proteger la paz, el amor y la justicia sobre la Tierra todos aquellos que heredan una de las armaduras de las ochenta y ocho constelaciones están preparados para morir, de una forma u otra. Y sin embargo...- Murmuró al final, tomando la daga desde el mango para ejercer presión y sacar la hoja del pecho en un solo movimiento. -...eso no cambia que duele demasiado cada vez que uno muere.-

Dando varios pasos hacia atrás levantó el cuchillo, provocando un destello dorado que iluminó una pequeña zona de una de las columnas aledañas al trono.

-Esta no es una daga normal señor Lancaster.- Dijo de pronto, cambiando el tema de conversación. -Esta arma es una cuchilla dorada capaz de matar dioses, uno de los secretos más escondidos del Santuario y el Sumo Sacerdote.- Explicó, afilando la mirada. -Y juzgando por la manera en que la hoja está inmaculada y la alfombra manchada de sangre...- Añadió encarando a su interlocutor. -Algo no cuadra en todo este panorama ¿verdad? Quiero decir, es algo que solo un habitante del Santuario podría encontrar.- Y no solo uno normal, sino que las posibilidades se limitaban más de lo que podría considerarse normal - ya que todo se reducía a los doce de la Elíptica. -E incluso, ni siquiera así.- Agregó, recordando que esa daga en particular había quedado en Starhill la última guerra; en ese entonces, la situación no había quedado tan encerrada como para requerir su uso contra Hades... no como si de verdad fuera posible usarla contra alguien tan cauteloso y celoso como el emperador del Inframundo. Eso solo agregaba otra pregunta más a su cuestionario, que ya resultaba ser bastante largo.
avatar
Athena

Mensajes : 22
Fecha de inscripción : 11/08/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Salón del Sumo Sacerdote]

Mensaje por Lancaster el Vie Ago 15, 2014 8:29 pm

El hombre mantuvo el rostro bajo al escuchar la explicación de la diosa, sintiendo de pronto algo de molestia al escuchar la forma tan casual en que hablaba de la muerte de uno de sus súbditos y uno que parecía haber sido de los mas leales. Asi de sencillo habría tratado la muerte de su hermano, un simple “Estas cosas suceden”? No parecía alguien digno del sacrificio de tal hombre. Sin embargo mantuvo su rostro sereno, aquella mascara que usaba frente a sus enemigos cuando estaba planeando de que forma acabarles.

Entonces esas palabras, casi susurradas, llegaron a sus oídos y de pronto aquel odio que estaba acumulando se desvaneció. No iba dejar ir aquellas primeras palabras tan fácilmente, mas sin embargo aquellas últimas le daban a entender algo simple y sencillo de aquella mujer que debía llevar en su mente la experiencia de milenios: Aun le importaba. No pudo evitar sonreír aunque levemente, y se llamo la atención de haber estado tan dispuesto a juzgar una persona tan rápidamente. El mundo no siempre era tan cruel como el había visto. Había pequeños puntos, faroles de esperanza esparcidos por la tierra.

Con calma y tranquilidad el hombre hizo su camino hacia la diosa observando la daga que esta le estaba describiendo. Al parecer algo tan bizarro como aquello existía en el mundo, y era un arma que podía ser de gran ventaja en las guerras entre las divinidades. Sin embargo, estaba mas que seguro que era un arma de doble filo, una que fácilmente podía ser perdida y ganada por el enemigo o peor aun una que podía ser utilizada por algún traidor. El hecho de que estuviese enteramente sin mancha escarlata alguna significaba que no era el arma de asesinato, a menos que el enemigo hubiese decidido matar al Patriarca con ella, limpiarle, esperar a que dejase de sangrar y luego introducirla en su cuerpo.

– Da a parecer como que alguien esperaba que fuese usted dama quien encontrase la daga. Una forma de burla o muestra de poder, que pudieron acabar con el Pontífice con facilidad, obtener un arma que podría acabarle fácilmente pero dejarle a que la recuperara, dando a entender que no necesita algo asi para acabar con usted, o para ganar esta guerra de tratarse de una fuerza mayor. –

Si tan solo hubiese mantenido a ese gato observando al patriarca a cada hora del dia aquello se pudiese resolver tan fácilmente.

– Y sin ser descortés Dama, cree que realmente sea inteligente el hablar conmigo de esta daga? Es un conocimiento que no es común y me lo otorga de esta manera tan fácil. Bien podría ser que yo soy quien ha acabado con el Patriarca y solo buscaba recobrar información, o soy un conspirador que buscan tomar poder del Santuario. Realmente piensa sabio el darme el conocimiento de cómo acabar fácilmente con su vida? –



avatar
Lancaster

Mensajes : 26
Fecha de inscripción : 10/08/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Salón del Sumo Sacerdote]

Mensaje por Athena el Vie Ago 15, 2014 8:56 pm

Sin más expresión que neutralidad en su rostro escuchó la hipótesis de su interlocutor, finalmente sonriendo cuando este hizo referencia al hecho de que había revelado fácilmente el secreto de aquella daga de oro. Sin embargo no era una sonrisa de superioridad, altanería o condescendencia, sino una sincera y cálida. Su respuesta, tal como la había dado en otras preguntas similares a través de las eras, ya estaba en la punta de su lengua.

-Creo en usted señor Lancaster.- Dijo, avanzando hacia el Santo de Leo para así tomarle la mano y darle la daga de oro con la otra. -Creo en todos los Santos que protegen al mundo, creo en los humanos y en un futuro brillante donde ya no se necesite pelear... donde los dioses no sean necesarios y donde el crecimiento de la humanidad sea tal que todos vivan en armonía sin lastimarse.- Expresó con nobleza, fijando sus orbes en los del rubio cuya mano seguía asiendo. -Desde la época del mito he creído en ello y eso no ha cambiado.- Añadió dando un paso hacia atrás. -Y si el precio de esa confianza es ponerme bajo riesgo de muerte, con agrado lo aceptaré. Sea usted o no el traidor, no puedo saberlo y hasta ahora no me ha dado razones para dudar de sus buenas intenciones.-

Dándose la vuelta, se encaminó hacia la salida del Salón, sintiendo como el viento nocturno se detenía.

-Así que por ahora me gustaría que guardara esa daga. No creo que haya mejor persona para el trabajo.- Comentó, retomando la marcha. -Deberíamos salir de aquí y buscar a alguien para enterrar el cuerpo de Clavius; con el Santuario tan abandonado será dificil encontrarlo, eso sin tomar en cuenta la falta de presencia de los demás caballeros.- Murmuró con tono pensativo, viendo su mente invadida por mil y un posibilidades de como actuar y que hacer de allí en adelante, sin estar realmente segura de cual sería su siguiente movida. -Esto es una verdadera situación difícil.- Susurró.

En ese instante su cosmos divino se manifestó - cubriendo el cadáver en un aura blanquecina que lo mantendría preservado hasta encontrar algún sepulturero. Solo eso era capaz de hacer.
avatar
Athena

Mensajes : 22
Fecha de inscripción : 11/08/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Salón del Sumo Sacerdote]

Mensaje por Lancaster el Vie Ago 15, 2014 9:19 pm

El Rubio mantuvo su mirada en aquella daga por unos segundos, como si realmente estuviese considerando la posibilidad de acabar con la vida de la diosa. Después de todo no podía negar que sentía cierta crueldad al escuchar a alguien tan lleno de inocencia y con un sueño tan ingenuo y tan descabellado como el que la raza humana fuese capaz de algún dejar de matarse los unos a los otros. Si, existía en el ese ser que era capaz de acabar con esa vida llena de esperanza por el simple hecho que estaba llena de esperanza e idealismo. Sería como hacer literal aquella forma en que mato a quien en algún momento llego a ser.

También estaba el hecho de que la mujer le estaba otorgando un poder sin igual de esa manera tan fácil. Tenía en sus manos los medios con los cuales podría matar a un dios, algo que se le hacía realmente intrigante y tentador. Quienes en la historia podrían decir algo así? Que acabaron con la vida de un ser divino con sus propias manos y sin ayuda de nadie. Sin embargo la verdadera razón por la cual mantenía la mirada en la daga era porque le permitía esconder aquella sonrisa que se encontraba por alguna razón en su rostro.

”De acuerdo hermano, es una persona digna de seguir, inclusive si da respuestas tan clichés como esas.”

Lo cual significaba que lo haría a su manera.

Sonriendo decidió inspeccionar de nuevo aquella daga mas esta vez pensando en cómo podría cuadrar en aquel caso. Porque abandonar un objeto tan valioso y con un uso sin igual? Realmente habrían sido atacados por el enemigo? O se trataba de alguien que trabajaba desde adentro? Capaz no un caballero dorado…sino alguno de los bajos rangos que solamente pretendía debilidad para no llamar la atención.

Su mente se distrajo al ver el cuerpo del Patriarca cubierto del cosmos de Athena y sus ojos divagaron hacia aquel casco dorado, el cual ahora se encontraba no sobre la cabeza del anciano sino a su lado, solitario sobre el suelo. Su mirada se posó por un largo momento sobre aquel casco, mientras su semblante se mostraba pensativo, meditando al ver aquel objeto. Al final simplemente negó con la cabeza.

– Mas responsabilidad de la que deseo tener –

Sin voltear hacia atrás, cubrió la daga con su capa, para entonces guardarle en su figura. De hecho estaría perfecta para el si desease comenzar a luchar con espadas. Ya vería bien donde le escondería cuando el momento fuese adecuado.


avatar
Lancaster

Mensajes : 26
Fecha de inscripción : 10/08/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Salón del Sumo Sacerdote]

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.